Libros distópicos en inglés

2 septiembre
Libros distópicos en inglés
Mientras nos seguimos quedando en casa y tenemos algo más de tiempo libre, podemos aprovechar para mejorar nuestro nivel de inglés. Invitamos a todos aquellos que ya hayan leído nuestra recomendación de libros cyberpunk, a disfrutar de algunas distopías alucinantes.

Esta selección incluye clásicos reconocidos universalmente, así como varios de escritores contemporáneos ¡esperamos que encuentren algo interesante en ellos!

George Orwell — 1984 (1949)

Una de las distopías más famosas trata sobre un sistema totalitario que reemplazó al capitalismo y niega por completo la libertad y la autonomía de los individuos. Todo el poder está en manos de un partido, la vida de las personas está totalmente controlada y quienes intentan oponerse al régimen existente son sometidos a una violencia brutal. Existe el monopolio de las comunicaciones, la “única ideología verdadera”, la pobreza y el miedo.

Curiosamente, se lanzaron dos secuelas de la novela por autores diferentes, pero bajo el mismo título en 1985: Anthony Burgess (hablaremos de él más adelante) y el escritor húngaro György Dalos.

  • Lo podés leer aquí: 1984

Ray Bradbury — Fahrenheit 451 (1953)

Probablemente ya hayas leído esta novela tan famosa. Sin embargo, nada debería impedirte volver a leerla en inglés. Fahrenheit 451 es la temperatura en la que el papel se enciende y se quema. En un futuro próximo, todos los libros están prohibidos y existen “bomberos” que buscan los ejemplares que hayan quedado para quemarlos, junto con las casas donde fueron encontrados. Un pequeño grupo clandestino de personas marginadas memoriza los textos para preservarlos. A ellos se une Guy Montague, uno de los bomberos, desilusionado con los ideales de esta sociedad.

Aldous Huxley — Brave New World (1932)

Los principales valores del siglo XXVI en un Estado mundial futurista son el descuido, el despilfarro y el consumo. La mayor parte del trabajo la realizan máquinas. Los ciudadanos crecen en úteros artificiales y se dividen en cinco castas en las que, las personas de los modelos inferiores, reciben deliberadamente un nivel de inteligencia inferior. No hay institución del matrimonio, la gente tiene una vida sexual desordenada y ve pornografía en los cines. Se han eliminado el amor, la religión, el arte y el librepensamiento. Los problemas psicológicos se resuelven con la ayuda del soma, una droga que mata a los 60.

Un dato interesante: en 1958 se publicó una secuela de la novela titulada Brave New World Revisited. Huxley decidió ver si el concepto de Brave New World se había vuelto más relevante 26 años después y concluyó que estábamos avanzando hacia él mucho más rápido de lo que había previsto.

Philip K. Dick — The Man in the High Castle (1962)

El autor creó una historia alternativa en la que Alemania y sus aliados ganaron la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos está ocupado por alemanes y japoneses, y continúa el exterminio de los pueblos "inferiores" de África. Las naves espaciales viajan a la Luna, Marte y Venus, y el desarrollo de la televisión acaba de comenzar.

Y para aquellos que no tengan tantas ganas de leer (¡aunque esperamos que esto no se aplique a ustedes!), Amazon ya lanzó 4 temporadas de la serie The Man in the High Castle en 2015-2019.

Herbert Wells — The Time Machine (1898)

Uno de los primeros libros sobre viajes en el tiempo gracias a la tecnología trata sobre el mundo del futuro (el año 802.701), donde los avances tecnológicos y la estratificación social han llevado a la degradación de la humanidad. Hay dos tipos de humanoides que viven ahora en la Tierra. Los Elois son los descendientes físicamente débiles e ineficaces de las antiguas clases ociosas de la sociedad; viven en la superficie y temen a la oscuridad. Los Morlocks, descendientes de trabajadores, han ocupado el inframundo y salen a la superficie solo por la noche para secuestrar Elois y deleitarse con su carne. Ambas especies han perdido casi por completo su inteligencia. Después de hacer otra parada unos millones de años después, el viajero descubre que no queda gente en la Tierra y que el planeta mismo está muriendo lentamente.

Anthony Burgess — A Clockwork Orange (1962)

Sin duda esta es una novela de culto, así como también su famosa adaptación cinematográfica de la mano de Stanley Kubrick (que fue prohibida en muchos países debido a descripciones muy realistas de violencia y asesinato). De hecho, Andy Warhol fue el primero en lanzar una adaptación cinematográfica de la novela titulada Vinyl.

Un adolescente británico, Alex, junto con su banda, roban, violan y golpean a la gente. Tras cometer un asesinato brutal y desmotivado, va a la cárcel. Dos años después se convierte en sujeto de prueba en un experimento para reprimir la agresión en criminales violentos. Cuando sale de prisión, se encuentra constantemente con quienes solían ser sus víctimas.

A diferencia de la mayoría de las anti-utopías, La Naranja Mecánica no es una ciencia ficción, pero plantea las mismas preguntas. Sobre todo, la degradación de las instituciones públicas y el choque de una persona con la maquinaria estatal represiva.

Kurt Vonnegut — Cat's Cradle (1963)

Una de las novelas más populares del autor, que le dio fama mundial. Ice-nine es el invento más peligroso del Dr. Felix Hoenikker, ya que uno de sus diminutos cristales puede cambiar la estructura del agua de todo el Planeta y provocar el fin de la vida en la Tierra. El autor da a conocer en esta novela los problemas que son importantes para él, como la ecología y la responsabilidad de los científicos por sus proyectos e investigaciones.

Suzanne Collins — The Hunger Games (2008-2020)

La trilogía de Los Juegos del Hambre es una de las distopías más famosas del siglo XXI. Todas sus novelas se convirtieron en best sellers y se estrenaron cuatro adaptaciones cinematográficas exitosas. Sin embargo, este no es el final de la historia: la precuela The Ballad of Songbirds and Snakes fue lanzada hace no mucho tiempo.

El estado totalitario postapocalíptico de Panem apareció en América del Norte. La gente se divide entre los habitantes ricos del Capitolio y los pobres, hambrientos y oprimidos de los distritos. Estos últimos son quienes participan en los Juegos del Hambre, un certamen anual en el que se ven obligados a luchar hasta la muerte, que es transmitido como un gran reality show.

Los podés leer aquí:

Christina Dalcher — Vox (2018)

Vox es una de las anti-utopías feministas modernas más brillantes (aunque sea menos conocida que la más popular El Cuento de la Criada). A cada mujer estadounidense se le permite decir no más de 100 palabras por día. Todas usan una pulsera que administra una descarga eléctrica si se excede el límite. Las mujeres no tienen derecho a trabajar y las niñas no tienen derecho a aprender a leer y escribir. Su trabajo es obedecer a los hombres sin dudarlo y ser amas de casa. La protagonista, una de las principales científicas del pasado que se ve obligada a abandonar su carrera y sus importantes experimentos, está dispuesta a luchar contra un nuevo patriarcado totalitario.

  • Lo podés leer aquí: Vox

Neil Shusterman — Scythe (2016)

No hay enfermedades, ni hambre, ni pobreza, ni guerra. Las personas no envejecen y se recuperan fácilmente de lesiones graves, y la inteligencia artificial asigna recursos entre ellas. Pero los seres humanos siguen siendo mortales: la población está controlada por una casta especial llamada Scythes (‘Guadañas’) que siguen las órdenes de la mente cibernética. El autor cuenta la historia de dos jóvenes elegidos para el aprendizaje de Scythe para dominar el "arte de matar". Shusterman creó un ejemplo vívido de una sociedad distópica gobernada por un algoritmo que las personas mismas no comprenden.