Los errores más comunes en los CV de los desarrolladores

18 marzo
Por Elizaveta Pavlova, reclutadora, DataArt
Los errores más comunes en los CV de los desarrolladores
Si querés saber cuáles son los puntos más importantes que se deben tener en cuenta para armar tu CV y evitar caer en los errores más comunes que encuentran los profesionales de HR a la hora de buscar candidatos, no te pierdas este artículo.

1. Dar demasiados detalles

Lograr el equilibrio entre presentar adecuadamente la experiencia profesional, pero sin entrar en demasiados detalles, no es una tarea fácil. Sin embargo, es importante. Para esto, un buen método puede ser crear una lista completa de cada proyecto en el que se trabajó y luego ordenarla según la prioridad que tuvo cada uno. Sólo aquellos que resulten relevantes para el puesto que se está solicitando deberían ser los que se incluyan.

Por otra parte, una pregunta muy frecuente es acerca de cuántas páginas debe tener un CV. Lo cierto es que no existe una respuesta universal, ya que no es lo mismo un candidato con 10 años de experiencia que un especialista junior, aunque para ambos será clave saber acentuar las cosas realmente importantes y evitar la información innecesaria. La recomendación general podría ser igualmente que nunca supere las 3-4 páginas, y evitar presentar largos CV en un texto narrativo libre.

2. No mencionar tecnologías y proyectos

Otro error es omitir detallar las tecnologías con las que se ha trabajado: siempre se deben enumerar de forma breve y clara los lenguajes de programación en los que uno se especializa, así como los proyectos en los que se han aplicado. Si no se está seguro de cómo incluirlos manteniendo la coherencia en el currículum, una buena idea puede ser buscar algunas plantillas de CV en Internet que sean específicas de la industria del software. Lo importante es concentrarse en los proyectos, las tecnologías, las empresas para las que se ha trabajado y el período (número de años/meses).

3. Usar un formato deficiente y una fuente inapropiada

Los reclutadores y profesionales de recursos humanos suelen leer cientos de CV al día. Es por eso que, frente a un currículum con una disposición inadecuada, es posible que no logren captar correctamente las habilidades del candidato o se pierdan el detalle de algunos de sus conocimientos, especialmente si están mal priorizados.

Realmente vale la pena prestar atención al formato que se utilice y elegir la fuente adecuada. Incluso puede acentuarse determinada información específica utilizando un tamaño de fuente más grande, negrita o subrayado. A su vez, reducir los márgenes, permitirá colocar más contenido en la parte superior e inferior de la página: un consejo útil es colocar su posición actual en la parte superior del currículum, para que llame inmediatamente la atención de las personas y ​​les ahorre tiempo.

Otra cosa importante es dar un orden a la información. Por ejemplo, se puede utilizar una fuente más grande para presentar los puestos (Arquitecto de Software, Desarrollador Java, Líder de QA, etc.) y describir las actividades en una más pequeña. Asimismo, deben resaltar los nombres de distintas secciones del CV: Experiencia profesional; Educación; Cursos y Certificaciones, etc.

4. No prestar atención a la ortografía

Los errores ortográficos y gramaticales definitivamente crearán una impresión negativa. Muchos pueden pensar: "soy un desarrollador de software, no un filólogo", y por supuesto, las habilidades técnicas son de enorme importancia. Sin embargo, hay cuestiones de conocimientos generales que deben considerarse a la hora de redactar un CV. Si no confiás mucho en tu gramática, siempre puede ser bueno pedirle a alguien de confianza para que la revise.

5. Mentir acerca de las habilidades y experiencia

Declarar en un CV que se cuenta con una experiencia profesional o conocimientos que en verdad no se tienen, es completamente inútil en especial cuando hablamos de la industria del software. Eventualmente, se tendrán que demostrar en la práctica dichas habilidades y se confirmará muy rápidamente si corresponden a la realidad.

La mayoría de las empresas de software realizan entrevistas técnicas en una etapa temprana del proceso de selección, por lo que mentir en el currículum solo provocaría una mala impresión y una pérdida de tiempo tanto para la empresa como para el solicitante.

En DataArt, por ejemplo, las entrevistas técnicas son uno de los criterios principales al momento de contratar personas. También evaluamos el inglés, aunque este último se puede mejorar más fácilmente, ya que ofrecemos cursos de idiomas a todos nuestros empleados.