Trabajo: analista. Una visión subjetiva del análisis empresarial

8 agosto
Milena Stachniuk, Business Analyst, DataArt
Trabajo: analista.  Una visión subjetiva del análisis empresarial
Cuando comencé a pensar en escribir este artículo y lo comenté con mis colegas desarrolladores, noté enseguida su entusiasmo.

Resultó que se habían estado preguntando cuáles eran las tareas exactas de un analista de negocios (BA, por Business Analyst) ya que no todos los proyectos incluyen un rol tan separado. Y me di cuenta de que, si bien por un lado la popularidad de esta profesión ha crecido significativamente en los últimos años, por el otro todavía es bastante impopular. Muy pocas empresas parecen notar que el apoyo de un BA competente puede acelerar proyectos, ahorrar dinero e introducir un estilo de comunicación claro y sistematizado, lo que hace que el trabajo requerido sea eficiente y más ágil.

Analista de negocios: ¿quién es?

Según la Guía BABOK (Business Analysis Body of Knowledge), un analista de negocios es una persona responsable de "permitir el cambio en una organización definiendo necesidades y recomendando soluciones para entregar valor a las partes interesadas". Apoyan a los clientes en la consecución de sus objetivos comerciales y, a menudo, funcionan como un puente que conecta la tecnología y los negocios dentro del proyecto. Es por eso que, para un BA, es esencial tener habilidades de comunicación verbal y escrita, resolución de problemas, pensamiento lógico y táctico. La capacidad de involucrar y mantener el entusiasmo de los clientes también es excepcionalmente útil a diario: el analista de negocios se encarga de describir los requisitos, que luego se utilizarán para desarrollar soluciones.

El alcance de las tareas de un BA es distinto en cada proyecto en particular. Después de todo, los resultados del trabajo de un equipo técnico deben satisfacer las necesidades del cliente. Un analista de negocios debe discutir y acordar las expectativas con todas las partes interesadas antes de comenzar el proyecto y seleccionar el modus operandi; de esta forma garantiza una cooperación exitosa y eficiente. Sin embargo, existen ciertas limitaciones internas (con frecuencia financieras) que hacen que no todos los proyectos cuenten con un analista de negocios dedicado. En ese caso, sus responsabilidades recaen en el Gerente del Proyecto o en un QA.

Los must-have de un analista de negocios

El análisis empresarial parece ser una opción de carrera brillante desde el principio: entorno internacional, horario flexible, libertad y participación en la creación de soluciones pioneras. Sin embargo, hay que considerar qué características y experiencia son vitales para convertirse en un BA próspero. Desde mi punto de vista, las habilidades clave son:

1. Comunicación efectiva

Los analistas de negocios deben ser comunicadores expertos. En la práctica, significa que su función es facilitar las reuniones, hacer las preguntas correctas y escuchar las respuestas activamente, así como absorber toda la información relevante. Todos sabemos que la comunicación moderna ocurre principalmente en un entorno virtual (video llamadas, conferencias en línea, etc.) lo cual al principio puede ser un desafío, pero con un poco de persistencia y disposición para comprender a los interlocutores, es totalmente factible. Esta virtualidad permitirá a su vez trabajar con personas de todo el mundo, en diferentes zonas horarias (en mi caso, he llegado a participar de video llamadas a las 2 o 3 de la mañana, mientras paseaba a mi perro o en mis días libres: el horario flexible es cómodo, pero también tiene su lado oscuro).

2. Resolución de problemas

Una persona que se ocupa del análisis comercial de manera profesional definitivamente debe poder manejar los problemas, ya que no existen proyectos en los que estos estén ausentes. Incluso afirmaría que todos los proyectos son, en el fondo, solo formas de resolver obstáculos particulares. Un BA es el que facilita la comprensión de un problema determinado e identifica el alcance del proyecto relacionado. Su tarea también es encontrar e indicar personas que puedan hacer frente a inconvenientes técnicos, especialmente durante las negociaciones que involucran a numerosas partes interesadas de ambos lados (negocios y TI).

3. Pensamiento crítico

Los analistas de negocios son responsables de identificar posibles soluciones a problemas particulares, pero no solo deben escuchar a sus interlocutores sino abordarlos de manera crítica, por ejemplo, haciendo las preguntas de sondeo correctas, descubriendo necesidades y problemas reales que quizás ni el propio cliente sabe que tiene, y haciendo que sean entendidos por todas las partes involucradas.

4. Aprendizaje rápido y buen manejo del tiempo

En un mundo ideal, una persona ingresa a un proyecto en su etapa inicial, conoce todos sus requisitos, crea documentación y construye relaciones de valor con sus compañeros de equipo desde el principio. Sin embargo, la realidad a veces puede ser muy diferente. ¿Qué se debe hacer cuando uno se une a un proyecto a mitad de camino, en el curso de la creación del producto, o incluso al final? ¡Ser un aprendiz rápido! Un BA podrá analizar la documentación disponible, familiarizarse con los requisitos e intentar ser un valor agregado para su equipo de inmediato. Además, sabrá enseguida a quién (y qué) preguntar. No importa cuán profundamente una persona se sumerja en los detalles, si no es capaz de reunir el coraje para preguntar con experiencia, no llegará a ninguna parte.

5. Toma de decisiones

Aunque un BA es solo una parte del equipo y no decide sobre la forma final del producto, la capacidad de tomar decisiones firmes (a veces arriesgadas) es extremadamente importante. Imaginemos que el proyecto es una película de superhéroes: un analista sería Robin, que apoya a su Batman (el propietario del producto). Robin puede derrotar a algunos villanos él mismo, pero Batman es el que aparece en películas y tiene millones de fanáticos. Los proyectos son bastante similares: el BA apoya al propietario del producto, puede cubrirlo durante su ausencia, pero la última palabra no le pertenece. Los analistas de negocios deben ser lo suficientemente independientes como para saber qué decisiones deben tomarse para entregar el proyecto, saber quién es responsable de ello y qué criterios deben cumplirse.

6. Pensamiento visual e inteligencia espacial

Además de las habilidades de comunicación, un BA debe poder pensar visualmente y traducir la información absorbida en formas gráficas que ilustren procesos de negocios, prototipos o maquetas profesionales. Afortunadamente, hoy tenemos acceso a una amplia gama de aplicaciones gratuitas y pagas que, usadas de manera adecuada, pueden hacer el 80% del trabajo. ¡Estar actualizado realmente vale la pena! Yo personalmente, creé mis primeros prototipos en algunos trozos de papel sueltos o en cuadernos con marcadores. Mucho ha cambiado desde entonces, pero para ser honesta, sigo dibujando así si la situación lo permite.

Análisis de negocios y conocimiento técnico

Ante la pregunta de si todo profesional de BA debería poseer un título técnico, siempre respondo que no necesariamente, aunque ayuda a comprender los principios básicos que subyacen al funcionamiento de los sistemas de TI. Pero en general, los comienzos de muchos analistas (incluyéndome a mí), han sido bastante diferentes: trabajando en servicio al cliente o eligiendo algún primer trabajo cualquiera, pero en empresas de TI. Cada especialista de servicio de asistencia, consultor de servicio o gerente de proyecto puede tener la sensación de que ser BA es su dirección y comenzar a ampliar su conocimiento obteniendo nuevas calificaciones por su cuenta.

He pasado cientos de horas participando en cursos de fin de semana, seminarios web nocturnos o buscando libros prestados de colegas que ya trabajaban como BA. La motivación y el autodesarrollo han sido mi manera de ponerme al día con analistas experimentados. Asimismo, muchas compañías ofrecen rutas de desarrollo claramente definidas para las personas que están listas para desarrollar su potencial.

Perspectivas de desarrollo

Las habilidades que se han enumerado hasta ahora son un mínimo absoluto. Después de dominarlas y adquirir algo de experiencia, se debe pensar en posibles direcciones para tener un mayor desarrollo, ya sea continuar trabajando con los requisitos comerciales o dar un paso adelante y lidiar con el sistema y sus complejidades.

Justamente la demanda de diferentes perfiles dio como resultado la creación de nuevos puestos: arquitecto comercial, analista de TI o analista de sistemas empresariales (a diferencia de un BA, éste comprende la lógica detrás de los sistemas y sabe cómo tratar con bases de datos relacionales, lo que simplifica la comunicación con los desarrolladores).

Al realizar un análisis comercial, se deben responder 3 preguntas básicas:

  • ¿Qué debe hacer el sistema?
  • ¿Cómo debería funcionar una característica dada?
  • ¿Cómo debe construirse el sistema?

Un BA puede enfrentar dificultades para contestar la última; en cambio, el analista de sistemas empresariales es una persona adecuada para el equipo de desarrollo. Si una persona es buena en la comunicación con los clientes y le emociona obtener los requisitos de la empresa, el trabajo conjunto sobre cómo debería funcionar el sistema y saber cuáles son las fortalezas y debilidades de un producto, definitivamente debería ser un analista de negocios. Si además de todo eso, le gusta profundizar en la complejidad de los sistemas, analizar las dependencias en las bases de datos y probar cómo las nuevas características influyen en el sistema, debería considerar ser un analista de sistemas comerciales.

Análisis de negocios: mis creencias

Pensar en convertirse en un BA requiere considerar una serie de factores que para algunas personas pueden ser motivadores, mientras que desalientan a otras. A mí, me han inspirado. La mayoría de las personas que trabajan como analistas de negocios son de mente abierta y extrovertidas, les encanta viajar, respetan su tiempo privado y su espacio personal. Lo que se necesita para trabajar es solamente un cómodo sofá, una fuerte señal de Wi-Fi y una computadora portátil. Eso es lo que más me gusta: soy yo quien decide cómo y cuándo trabajo. Establecer un horario por sí mismo puede ser un desafío al principio, pero ofrece circunstancias favorables para desarrollarse.

Un BA con frecuencia coopera con personas de todo el mundo, habla varios idiomas y trabaja en diferentes zonas horarias. Es por eso que cada proyecto y cada reunión es una oportunidad para conocer diferentes culturas, entablar una amistad y aprender algo nuevo a diario. Este choque único de perspectivas permite ver los requisitos comerciales desde diferentes ángulos y ajustarlos a un grupo relevante de usuarios. Los compañeros de equipo en los proyectos no solo ayudan a ver más, sino que también impulsan el autodesarrollo, lo que hace posible trabajar con eficiencia y ligereza.

Hoy en día, un teléfono que se compró hace 3 años está prácticamente obsoleto; lo mismo sucede con el modelado y las técnicas de obtención de requisitos o programas y herramientas que son útiles en el trabajo. Por lo tanto, no hay que dudar en probar lo nuevo: cada proyecto ofrece nuevos desafíos. Al tratar con un nuevo programa, generalmente enciendo instantáneamente el modo de pánico, y luego examino cuidadosamente una nueva técnica, para hacerme amiga después de solo un par de horas. Si se encuentra en un entorno variable, el análisis empresarial es una opción perfecta.

Como trabajo en una gran empresa, tengo la suerte de contar con muchas personas que están dispuestas a ayudarme y apoyarme. Por lo que he observado, los BA tienden a compartir su conocimiento y experiencia de buena gana, después de todo, al final del día, todos tenemos un objetivo común: la entrega de requisitos. Si no tiene miedo de pedir consejo y admitir la falta de conocimiento en ciertas áreas, esta profesión es lo suyo.

Como analista de negocios, hay que desarrollar y elevar calificaciones todo el tiempo, hablar mucho y escuchar con atención. ¿Trabajar desde una cafetería en Barcelona te queda bien? Es tu decisión. Lo que me parece importante es esa libertad de tomar decisiones propias e influenciar el proceso de desarrollo de soluciones tecnológicas.

Sobre la autora

Soy Milena Stachniuk, analista de negocios en DataArt y llevo 5 años trabajando en TI. Previamente, durante más de 2 años, estuve involucrada en el sector bancario. Tengo una amplia experiencia en términos de categorización, especificación y validación de requisitos comerciales, así como en la comunicación con clientes y usuarios finales. Mi pasatiempo favorito es conocer gente y lugares nuevos, me encanta correr y hacer hiking. Soy fanática de los tatuajes y madre de una pequeña perra terrorista: Celina. Mis debilidades son los libros de Stephen King y la cocina asiática. Mi plan para este año: ¡hacer un curso de espeleología!