Work From Home Bingo! Qué estuvieron haciendo nuestros colegas durante la cuarentena

4 julio
Work From Home Bingo! Qué estuvieron haciendo nuestros colegas durante la cuarentena
Este es nuestro cuarto mes de trabajo 100% remoto, de reuniones virtuales, de escoltar permanentemente a nuestros niños y mascotas, de cocinar más que nunca y, en fin, de sobrevivir. Si bien muchos estamos bastante cansados, sabemos que también hay personas que se sienten absolutamente cómodas en esta situación tan inusual. Es por eso que decidimos preguntarles a nuestros colegas cómo viven la cuarentena a través de un cuestionario: WFH Bingo!

Se trata de una encuesta global: fue respondida por personas de 20 ciudades diferentes, desde Buenos Aires hasta Ereván. En la misma, figuraban distintas situaciones que podían experimentarse durante este largo tiempo de trabajo remoto, y se podía elegir cualquier cantidad de opciones (afortunadamente, no hubo nadie que las haya marcado todas... ¡menos mal por ellos!). Además, podían compartir también sus propios casos, gracias a los cuales descubrimos muchas situaciones interesantes y entretenidas (y otras no tan divertidas).

Después de analizar todas las respuestas, llegamos a la definición de tres leyes básicas de la cuarentena.

1. Una persona que repara un apartamento hace infelices a otras cinco

img

Las reparaciones dentro del hogar no pasaron por alto a nadie y llegaron al primer lugar en nuestra encuesta; no es de extrañar que las ferreterías no hayan cerrado en absoluto durante la cuarentena. Y si existe algo peor que escuchar ruidos en la casa del colega con quien se está manteniendo una videollamada, ¡es ser esa persona al otro lado del teléfono, cuyo vecino no para de martillar!

El 60% de nuestros especialistas afirmaron haber sufrido el ruido de reparaciones ajenas durante la cuarentena. En el otro extremo, un 11% hizo cambios o redecoraciones en su propia casa. ¡Admiramos a quienes han pasado este tiempo productivamente y esperamos las fotos de sus nuevos interiores con el hashtag #dataart_live!

2. Por cada persona que completa un curso online, hay otra que lo empieza pero no lo termina y una que ni siquiera lo intenta. Sin embargo, podemos revertir este enunciado para ser más positivos: por cada persona que no hizo un curso, hay dos que sí lo han intentado

img

Desde principios de abril, los medios y redes sociales de todas partes del mundo comenzaron a ofrecer muchos más webinars, vivos, cursos y conferencias online increíblemente útiles. Aquellos que aceptaron la nueva realidad más rápidamente, supieron aprovecharlos, afirmando que "la cuarentena es el momento ideal para aprender algo nuevo".

Mientras que el 53% de nuestros colegas comenzaron cursos online, solo el 24% nos dijo que efectivamente los terminó. Y el 25% de los encuestados directamente no participaron en plataformas educativas. Como dato adicional, aquellos que completaron al menos un curso, declararon que también escucharon un seminario web de autodesarrollo.

3. Realizar llamadas desde casa tiene muchos beneficios y es posible combinar la vida laboral con la personal

img

En DataArt nunca fue extraño cruzarnos con colegas que usaban pijamas (o pantalones muy similares) en la oficina, por eso realmente no nos importó preguntar si tomaron llamadas así vestidos. Lo que sí nos sorprendió fue la actividad creativa de nuestros especialistas durante las reuniones: una persona armó un set de Lego, otra hizo una manicura y algunos incluso prepararon una bañera con espuma para tomar después de la llamada. Y un 26% de los encuestados prefirió un enfoque más tradicional y realizó llamadas simplemente sin salir de la cama.

Pero no todos pudieron mantenerse tan equilibrados naturalmente: el 15% afirmó que comenzó a meditar durante la cuarentena. Multitasking vs Bienestar.

Respecto a las reuniones en línea, podemos agregar que el 27% de los colegas al menos una vez participaron en más de diez llamadas en un mismo día, y la mitad de ellos participó en dos llamadas al mismo tiempo. Aún no pudimos encontrar la causa que les provocó este superpoder.

Respecto a nuestro tema preferido, la comida (¿cuál otro podría ser?), estamos orgullosos de los logros culinarios de nuestros colegas: el 21% de los encuestados nos dijeron que aprendieron a cocinar durante la cuarentena. Además, el 80% han comido al menos una vez su propia obra maestra durante alguna llamada laboral.

img

Los hábitos alimenticios estuvieron divididos. Muchos cambiaron a una dieta saludable y perdieron peso, incluso un 9% de los encuestados cultivaron algo en su patio, terraza o balcón. Pero la tendencia hacia comprar comida por delivery se hizo claramente más visible (y sospechamos que no fue exactamente para pedir ensaladas verdes). Uno de nuestros colegas incluso ganó 5 kg para apoyar un negocio local.

Por su parte, aunque pasamos la mayor parte de los últimos meses en casa, no dejamos de cuidarnos: una de nuestras colegas nos contó que se lavó el cabello y se maquilló solo para ir a comprar pan. El 13% de los encuestados cambiaron sus peinados al menos dos veces o se dejaron crecer el bigote y la barba. No es de extrañar que se diga que la cuarentena es un buen momento para presentarse de una manera diferente.

img

Durante la cuarentena, algunos colegas decidieron enfocar su energía en aprender idiomas extranjeros, principalmente a mejorar su nivel de inglés o comenzar a aprender español.

Aprendimos otras cosas peculiares de esta encuesta: el 4% de los colegas adoptó un gato o un perro durante el autoaislamiento; uno de esos gatos, por cierto, se llamó Corona. Algunos se aseguraron terminar alguna fiesta virtual con una resaca real; otros incluso celebraron una ceremonia de boda a través de Skype. Y uno de nuestros colegas fue desalojado por sus vecinos, por cantar en voz demasiado alta (no se preocupen, ya está bien acomodado en un nuevo departamento).

¿Qué fue lo que más nos gustó de los resultados? El 34% de los colegas compraron específicamente bananas para sentirse como si estuvieran comiendo las frutas de la oficina. No importa si lograron resultados increíbles durante la cuarentena o simplemente se tiraron en el sillón a ver programas de televisión ¡solo esperamos que todos se sientan felices!

img

Y sí, ¡también los extrañamos!